Inmobiliarias y Constructoras en Jaque

www.clarin.com

Inmobiliarias y constructoras, en jaque por la brecha del 90%

POR NATALIA MUSCATELLI

Se hace imposible negociar precios. Los proyectos que arrancan en pesos, un poco mejor.

04/05/13
La brecha entre el dólar “blue” y el oficial, que esta semana se ubicó por encima del 90%, vino a ennegrecer aún más el golpeado mercado inmobiliario.
El economista Pablo Lara, director de Estrateco Consultores, define la situación del mercado así: “el dólar billete mata al ladrillo por liquidez”. Y explica que: “para la percepción de la gente, tanto el dólar como las propiedades son históricamente los activos más seguros para resguardar sus ahorros. La diferencia está en que el billete puede hacerse líquido más rápido, en un contexto de crisis o de incertidumbre. En cambio, transformar en plata un inmueble puede costar mucho más.” Por eso hoy –con una brecha tan grande entre los dos dólares– el mercado ajusta por cantidad y no por precio, según coinciden en las inmobiliarias. La oferta y la demanda no participan porque no se pueden poner de acuerdo con el precio de la propiedad.
Ahora el dólar billete, con una cotización en ascenso, vuelve a ser una alternativa para la especulación, como pasó en toda crisis.
Hoy vendedor y comprador no pueden “negociar”, partiendo la diferencia del mayor costo del dólar paralelo. “Cuando la brecha era del 10%, se hacía, luego fue del 30% y ya empezaba a ser muy oneroso. Hoy con más del 80%, directamente se genera una parálisis en el mercado”, señala.
Las estadísticas vienen mostrando esa abrupta retracción del sector. El último dato sobre las escrituras en la Capital Federal, arrojaron una caída del 41,3% en el primer trimestre de este año. Se ubicaron así en el nivel más bajo de los últimos 20 años.
A pesar de que el mercado del dólar paralelo es “chico”, según dijo el viernes el vicepresidente Amado Boudou, “es importante en cuanto a las expectativas que genera”, destaca José Rozados, analista de Reporte Inmobiliario. “El inversor, si tiene dólares, tiene la expectativa de quedarse con ellos y no comprar propiedades”, dice.
En un reciente seminario sobre las perspectivas del sector, el economista Mariano Lamothe, de la consultora Abeceb explicó: “Lo que tenemos es un fuerte descalce de oferta y demanda. El dólar “blue” desdibujó los precios y se posicionó como un activo que compite con el ladrillo”, expresó.
“A futuro esperamos que la demanda y la oferta se vayan adaptando a las nuevas condiciones imperantes por lo menos el sector de la construcción, al inmobiliario le llevará más tiempo ”.
En cuanto al impacto de la coyuntura en los emprendimientos nuevos, aquellos que se pagan desde “el pozo”, el escenario es distinto.
“En las obras que se inician ahora, los compradores que ingresan, pueden tener un costo de oportunidad muy bajo”, explican los expertos.
En cambio, en las obras que están más avanzadas, que partieron de un costo de la tierra en dólares y que se financiaron con un dólar más barato, el panorama es más complicado, porque se hace más difícil recuperar la inversión.