Lousteau y el Blanqueo

Para Lousteau, el blanqueo tendrá poco impacto sobre el sector inmobiliario

 
El ex ministro de Economía y su equipo sostienen que la clave va a pasar por el mercado secundario que se arme con este instrumento
Por
    Última actualización:
    24/05/2013 12:05:56 pm
    Aún sin que el blanqueo se haya puesto en marcha ni se conozca su reglamentación, los análisis que empiezan a aparecer sobre el posible impacto que pueda tener sobre el mercado inmobiliario son bastante cautos, sino pesimistas. El jueves se conoció la opinión de la consultora que dirige el ex ministro de Economía, Martín Lousteau.
    El trabajo señala que "teniendo en cuenta el diseño del sistema, es probable que una buena parte de los fondos que ingresen no "generen" nuevas operaciones inmobiliarias y/o construcciones, sino que "aprovechen" obras en curso para obtener el "certificado de conversión" de los Cedin".
    En este sentido, Lousteau y su equipos sostienen que la clave va a pasar por el mercado secundario que se arme con este instrumento y cuya profundidad, lógicamente, dependerá de la cantidad de certificados que se emitan.
    "Aquellos que pueden obtener fácilmente el "certificado de conversión" de los Cedin (empresas constructoras, por ejemplo), tienen la posibilidad de comprar dólares con pesos de forma legal y a un precio menor que en el mercado informal." Al mismo tiempo, advierten que "una persona interesada en comprar una propiedad y/o construir, que tiene dólares no declarados y su nivel de informalidad es moderado, difícilmente estará dispuesto a entrar en el blanqueo.
    Teniendo en cuenta todos los aspectos planteados, Lousteau señala que "el impacto dinamizador del blanqueo sobre la actividad inmobiliaria sea bastante acotado: asumiendo de máxima un ingreso de u$s2.000 M y que se destinan íntegramente a comprar inmuebles de un valor promedio u$s75.000, esto representaría sólo un 6% de aumento en las escrituras registradas en 2012.
    El trabajo señala que tomando un supuesto más realista (ingresa el mismo monto que en el blanqueo de 2009, u$s700 M), el impacto sobre el mercado inmobiliario se reduce a sólo el 2 por ciento.
    "Más allá de la justificación pública del blanqueo, dadas las restricciones cambiarias que enfrenta la economía y cómo fue diseñado el esquema, todo parece indicar que el foco del gobierno de Cristina Kirchner ha sido tratar de tonificar las reservas internacionales del Banco Central y, sin decirlo, quitarle presión al mercado informal", concluye el trabajo.