CEDIN en el Interior

LA SITUACIÓN QUE SE VIVE EN CAPITAL TAMBIÉN SE REPLICA EN LAS PROVINCIAS

Las inmobiliarias del interior apuestan al Cedin para frenar la crisis del sector

17-06-13 00:00 Los empresarios coinciden en que el nivel de operaciones se derrumbó casi un 50% en los últimos meses y aseguran que esto se debe a la imposibilidad de comprar dólares

www.cronista.com

MATÍAS BONELLI Buenos Aires
La radiografía del mercado inmobiliario del interior del país es muy similar a la de Capital Federal. Cada ciudad tiene sus particularidades, pero las preocupaciones centrales son las mismas en todos los puntos cardinales. Las dificultades que debe afrontar la compra-venta de inmuebles ante el “corralito cambiario” y la expectativa por lo que pueda llegar a ocurrir con los Cedin, copan la escena del mercado.

Sobre esto último, los operadores advierten que las expectativas existen en todas las ciudades, aunque dicen que no creen que se vaya a tratar de un potente motorizador del mercado.

“Hay llamados y se consulta sobre si ya hay operaciones que se puedan realizar con estos documentos, pero por ahora no tenemos mayores detalles para dar. Si se hace bien seguramente la cuestión mejorará, pero tampoco creo que se transformen en ‘la’ herramienta que revivirá al sector”, coinciden en el mercado.

En algunas localidades, por ejemplo, se pueden ver en mayor o menor medida las exigencias de dólares por parte de quienes venden sus viviendas, aunque la realidad marca que la preponderancia del billete verde es muy fuerte. Para conocer la realidad en el interior del país, El Cronista recorrió las inmobiliarias de algunas ciudades.

“El segmento que se muestra realmente activo es el de los departamentos nuevos ya que los desarrolladores no tienen inconvenientes en recibir pesos. Para ellos, el negocio se mueve sin inconvenientes. Los problemas más acentuados se observan en lo que tiene que ver con los usados. La gran mayoría de estos propietarios quiere los dólares”, precisaron a El Cronista desde la inmobiliaria Hojman, de Paraná, en la provincia de Entre Ríos.

A raíz de esta realidad, en todas las ciudades el movimiento que se vio en las ventas, en todos los casos, es negativo. Incluso, en algunos casos la baja de la actividad alcanza el 50 por ciento. “Las ventas de usados que se dan responden en esencia a dos grandes segmentos. Por un lado, quienes lo deben hacer por cuestiones como una sucesión. Por el otro, aquellos que deben vender para comprar otra propiedad. Mientras tanto, los que venden ‘porque sí’, hasta que no aparecen los dólares no se desprenden de sus inmuebles”, afirmó Facundo Centurión, de la inmobiliaria que lleva su apellido, con operación en Santa Rosa y otras localidades de La Pampa.

En Mar del Plata, la situación no difiere del resto. El freno en las operaciones también se deja ver desde hace tiempo, aunque aquí los operadores inmobiliarios advierten que, como ocurre en gran parte del país, la venta en pesos casi no tiene lugar, a menos que el vendedor lo acepte a un tipo de cambio intermedio entre el valor del dólar oficial y el blue.

“Se llegan a dar incluso situaciones muy extrañas, como gente que se radica en la ciudad, pero que debe postergar la decisión de comprar una vivienda ante la imposibilidad de acceder a los dólares”, dijo Jorge Costagliola, titular de la marplatense Cosmar Propiedades.

Desde Córdoba, Juan Martín Dahan, a cargo de Meade Inmobiliaria y la Cámara Inmobiliaria provincial, también dejó en claro que la situación no es la ideal.

“Desde que arrancó el año todo se da con muchos altibajos. Ahora la situación no es buena pero al menos hay algún llamado por la calma del blue. Acá cuando el dólar sube los teléfonos ni suenan”, explicó.