CEDIN Mercado Secundario

¿Qué tamaño puede tener el mercado secundario del Cedin?

 
El Banco Central reglamentó estos títulos que no tiene fecha de vencimiento, no paga tasa de interés alguna y que es endosable. Para qué tipo de bienes convendrá adquirirlos y en qué oportunidad será negocio transaccionarlos       
Por
    Última actualización:
    14/06/2013 6:06:26 pm

    La reglamentación del Cedin por parte del Banco Central explicita que es un título que no tiene fecha de vencimientono paga tasa de interés alguna y que es endosable, inclusive, una vez que ya esté en condiciones de ser cambiado por dólares contantes y sonantes.
    Aquél que tenga dólares para blanquear, los debe depositar o transferir desde otra cuenta de cualquier entidad financiera a una ubicada exclusivamente en el país.
    Todo esto sin tener que tributar el impuesto a los débitos y créditos correspondientes. Y a cambio de los dólares recibirá Cedines, que pueden ir desde una denominación de u$s100 a u$s100.000. 

    El incentivo al blanqueo de dólares por Cedines (más allá de evitar el pago de impuestos), está en el tipo de cambio que se considere a la hora de hacer una transacción económica.
    De esta manera, los títulos se pueden usar para adquirir bienes finales, como casas, campos, y lotes. También permite hacerse de bienes en construcción, e inclusive para refacciones del hogar.
     
    El tipo de cambio considerado para los Cedines será el tipo de cambio comprador del Banco de la Nación Argentina.
    Según un análisis de Nadin Argañaraz, presidente del Instituto Argentino de Análisis Fiscal (IARAF), esto lleva a dividir la cuestión en dos aspectos:

    En primer lugar, para los bienes finales, ya que es muy probable que su precio esté fijado en dólares. Así, si una casa cuesta u$s100.000, a la hora de escriturarla en pesos debiera hacérselo a $530.000, aproximadamente.
    El receptor de los Cedines luego puede cambiarlos por dólares contantes y sonantes en alguna entidad financiera.
    "La conclusión es que quien blanqueó dólares lo hizo por u$s100.000 y quien vendió va a ir al banco a pedir u$s100.000. Es baja la probabilidad que en este caso se genere una oferta secundaria de Cedines", opinó Argañaraz.
    ¿Cómo será el mercado secundario?
    En cambio, para bienes no finales la situación es distinta, dado que sus precios están fijadosbásicamente en pesos.
    Por eso, si se toma el ejemplo de una ventana que se quiere comprar y que vale $830. En términos de dólar vale u$s156, al tipo de cambio oficial. Aquí, según el presidente del IARAF, surgen variadas situaciones:

    • Que quién blanquee dólares esté dispuesto a pagar un impuesto. ¿Por qué? Porque tiene la alternativa de no hacerlo y vender u$s100 en el mercado paralelo y hacerse de $830 para comprar la ventana, obviamente en negro. En efecto, comprarla en blanco lo lleva a pagar un impuesto equivalente a la brecha entre el tipo de cambio oficial y el paralelo.

    • Dado que la alternativa es no blanquear y vender los dólares en el mercado paralelo, que compre la ventana formalmente a $830 pero a un tipo de cambio de $8,30 por dólar. Es decir, quiere que la ventana le cueste u$s100. La única forma de hacerlo es facturando la ventana a $530 y entregando Cedines por u$s100. La informalidad y la base imponible evadida en este caso equivale a la brecha entre ambos tipos de cambio.

    En este segundo tipo de bienes habría oferta de Cedines en el mercado secundario, siempre y cuando haya agentes económicos dispuestos a pagar un impuesto por blanquear o se concrete una informalidad en las transacciones.
    En síntesis, "los bienes dolarizados en materia de precios son los más atractivos para el uso de Cedines y los menos atractivos para la oferta en el mercado secundario. En esto entrarían las casas, los campos, los lotes, entre otros", concluyó Argañaraz.

    Mientras que, por otra parte, los bienes inmuebles que deben construirse son los más necesarios para que exista oferta en el mercado secundario (venta de Cedines por pesos),pero tienen el ruido que genera la existencia de una brecha cambiaria.
    En resumen, a menor brecha, menor ruido y mayor posibilidad de oferta de Cedines en elmercado secundario. Por ende, "más probabilidad que el Cedin actúe como sustituto cercano al dólar", finalizó Argañaraz.