Pro.Cre.Ar

Créditos para viviendas: Procrear se aleja del objetivo inicial y la inflación "achicó" el tamaño de las casas
02-08-2013 A un año de lanzado, la iniciativa está lejos de la meta: apenas supera las 30.000 unidades desarrolladas, lejos de las 100.000 anunciadas por Cristina. Además, la suba de los costos hace que con el monto otorgado se construya cada vez menos superficie. Contradicciones en las cifras oficiales

A poco de haberse cumplido el primer año de la puesta en marcha, el plan Procrear de créditos para la vivienda parece imitar lo que ya se ha visto en otras iniciativas oficiales.
Es decir, el Gobierno -anuncios rimbombantes de por medio- las presenta como medidascontundentes tendientes a resolver algún tipo de problemática que afecta a la población- pero luego la realidad indica que termina no siendo así

Esto fue lo que pasó con la decena de "planes para todos" que fueran lanzados por la administración K, que han incluido línea de ropa barata, heladeras, LCD, entre otros tantos casos, y la recordada iniciativa "cuota igual alquiler" para inquilinos (ver nota: Este fue el resultado de los 10 "planes para todos y todas" que lanzó el Gobierno en década K). 

Procrear parece transitar un camino similar a estas iniciativas, en cuanto a suefectividad para paliar el problema habitacional.
Por un lado, porque a las viviendas que se pueden construir se les ha "volado un ambiente", ya que los montos de los créditos otorgados no se actualizaron. Siguen siendo los mismos a los de hace doce meses, pese a la inflación y a la suba en los costos de la construcción.

Por otro, la iniciativa del Gobierno -que contempla el desarrollo de hasta 400.000 casas en tres años- hasta el momento acumula apenas 31.000 iniciadas, según dan cuenta fuentes del sector.

Ese número podría elevarse a unas 65.000 si se le adiciona el reciente llamado a concurso que -según expresara el viceministro de Economía Axel Kicillof- contemplaría la "construcción de 34.000 viviendas en terrenos fiscales".

Pero incluso con esa salvedad -ya que todavía no existe verificación física- la gran apuesta del Ejecutivo en materia de créditos se mantiene lejos de las metas anunciadas con entusiasmo por la presidenta Cristina Kirchner en junio del año pasado.

En ese entonces, la primera mandataria aseguró que al cabo del primer año, Procrear alcanzaría las 100.000 viviendas terminadas.

Sin embargo, y de acuerdo con lo expuesto por Kicillof días atrás, en vez de alcanzarse esa cifraen doce meses se podría llegar -con suerte- a unas 80.000 en dieciocho (meses). Es decir, recién para fines de diciembre.

"Desde el arranque del plan en el sector se supo que la meta oficial iba a ser inalcanzable. En principio, porque construir al ritmo que prometió el Gobierno es algo que hoy no se da ni siquiera en el Primer Mundo", afirmó a iProfesional uno de los pocos desarrolladores inmobiliarios que aceptó pronunciarse sobre el plan.

El pedido de mantener en reserva su identidad deja a la vista el "silencio de radio" que rodea al sector en torno a Procrear.

"Hay una especie de prohibición no escrita respecto de opinar sobre este programa. Lasestadísticas confiables casi no existen y la evolución del plan se conoce por lo que comunica el kirchnerismo, con datos acotados e imprecisos", aseguró la fuente.

Números que no cierran 
Una prueba de la poca claridad con la que el oficialismo transmite el plan Procrear puede encontrarse en las diferentes estimaciones que manejan las dependencias oficiales.

En ese sentido, mientras que Axel Kicillof apunta a llegar a diciembre con 80.000 viviendasconcluidas, Diego Bossio, director ejecutivo de ANSES, maneja otras cifras.

"Hay miles de personas que salieron sorteadas, que van presentando sus carpetas en el Banco Hipotecario para acceder a los créditos. El ritmo diario es el de una 350 viviendas que se han venido iniciando para las familias que tienen terreno", declaró el funcionario hace menos de una semana.

De haberse dado la construcción al ritmo que precisa Bossio, Procrear ostentaría al día de hoy un total de 127.700 casas terminadas, lejos de las 80.000 que Kicillof prevé recién para dentro de seis meses.

Armando Pepe -presidente del Servicio de Ofertas Múltiples (SOM) y fundador de la Cámara Inmobiliaria Argentina (CAI)- califica al plan Procrear como una "auténtica fantasía" en cuanto a su concreción en tiempo y forma.

"El Gobierno se esfuerza por no dar información precisa, pero ya se sabía que era imposible de ser llevado a la práctica tal como fuera enunciado", añadió.

En el lanzamiento de Procrear, Pepe afirmaba a este medio las pocas probabilidades de cumplimiento.
En julio de 2012 argumentaba: "El plan fija 100.000 viviendas al año. Si ese número se divide por 365, da como resultado 273 por día o unas 11 casas por hora. Resulta, cuando menos, poco viable".

La inflación golpea el plan
En simultáneo al lento avance en la entrega de créditos, los beneficiados con Procrear enfrentan el inconveniente de la suba en los costos de construcción, que atenta contra los montos de los créditos, que se han mantenido congelados desde que se iniciara el plan.
Cuando se presentó la iniciativa tendiente a otorgar préstamos desde los $200.000 a los $350.000, la misma ANSES fijó como una referencia un valor del metro cuadrado de $3.000.

La financiación propuesta permitía a los particulares levantar viviendas de alrededor de 66 metros cuadrados -en caso de acceder al valor más bajo- y de 115 m2 para aquellos que calificaban para la cifra más alta.

El problema es que pasó un año y los valores para edificar se encarecieron mientras que el monto de dinero que se otorga no se actualizó.
Hay versiones que dan cuenta de que podrían elevarse los valores tope a $250.000 y $400.000 pero por ahora no hay nada confirmado. 
Por otro lado, según datos de colegios de arquitectos -como los de Rosario o Córdoba- el costo promedio de edificación subió prácticamente un 25% en doce meses.

De modo tal que con los $200.000 recibidos ahora se pueden construir como mucho unos 50 metros, dieciséis menos que doce meses atrás o, lo que es lo mismo, un ambiente menos.
Para el caso de haber aplicado para los $350.000, ahora se pueden levantar apenas 90 metros en vez de 116 metros. Es decir, unos 26 metros menos. 

Fabio Gentili, titular de ANSES Zona Norte, fue uno de los pocos funcionarios en pronunciarse sobre los efectos perjudiciales de la inflación aunque, claro está, buscando relativizar el problema apelando a "curiosos" argumentos.

"Procrear es un proyecto en el que muchas viviendas son hechas por los propios beneficiariosdel crédito, por familiares o albañiles del barrio, por lo que allí hay un ahorro clave en lo que es la mano de obra", dijo.

Y agregó: "Hay gente que construye una parte de su vivienda con el dinero del préstamo. Como la ANSES aconseja proyectar la casa con posibilidad de ampliación, van avanzando de a poco".

En referencia al permanente aumento en los costos, el funcionario de ANSES sostuvo que "la gente se la rebusca para conseguir los materiales a menor precio".

Pocos créditos para el segmento de menores ingresos
Además de las consecuencias que trae la inflación, un reciente estudio revela que el plan tampoco logra cubrir la demanda de inmuebles que precisan los sectores de menores recursos.

La medición, realizada por la Universidad Católica Argentina (UCA), estimó que hay unas 987.000 familias que cuentan con ingresos menores a los $5.000 que buscan hacerse de un crédito.

Hasta ahora, exponen desde la UCA, sólo uno de cada cuatro planes otorgados llegaron a este segmento, mientras que el 75% restante fue para sectores con ingresos más elevados.

"El Gobierno pretende financiar la construcción de 400.000 viviendas hasta 2015. Si bien esta medida permitiría resolver parcialmente el problema habitacional en el país, tendrá un impacto marginal en los sectores de menores recursos", sostiene el estudio.

"El plan es bueno, pero no está bien diseñado porque no llega a los que más lo necesitan", manifestó Martín Grandes, el economista que supervisó el estudio.

La ANSES financió hasta ahora la construcción de más de 30.000 viviendas, entre créditos hipotecarios directos para familias con terreno y Desarrollos Urbanísticos en proceso de adjudicación y construcción.

Sin embargo, el 25% de estas líneas fueron para las familias que ganan menos de $5.000, mientras que el resto fue dirigido a hogares que tienen ingresos que llegan a los 20.000 pesos.

Un plan para la clase media
"Es un plan que funciona para la clase media, aquel que ya tiene un terreno o cuenta con suficientes ingresos como para que le den un crédito en pesos a tasas muy bajas", resaltó Grandes.

Como para ingresar a esta iniciativa se tiene que tener un empleo registrado, sólo 395.000 ocupados formales calificarían para acceder al préstamo y estarían interesados, según el relevamiento de la universidad.

"Esta demanda ya agotaría el cupo total de 400.000", agregaron los autores del estudio.

¿Cómo podría mejorarse la iniciativa oficial? Grandes planteó, por ejemplo, que podría orientarse una mayor porción de los préstamos a los sectores de menores recursos.

El especialista también propuso atender con mayores montos las demandas por refacción y ampliación de viviendas y sugirió diagramar algún esquema para que los trabajadores que aun no han podido sumarse al mercado laboral formal puedan ser considerados por Procrear.