Autopista Ribereña

Miércoles 16 de julio de 2014 | Publicado en edición impresa
Avances
La traza de la autopista ribereña estará definida a fines de año
Por Angeles Castro | LA NACION

La traza de la autopista ribereña, unaconexión vital para terminar de unir por vías rápidas el sur y el norte de la Capital, estará definida a fines de año. Será la Corporación Antiguo Puerto Madero, cuyos principales accionistas son los Estados nacional y porteño, la encargada de evaluar los proyectos acumulados a lo largo de las últimas décadas y proponer la alternativa más conveniente desde el punto de vista técnico y ambiental.
Por el momento, sólo existe una precisión: la idea de un recorrido que surque la Reserva Ecológica Costanera Sur fue descartada, porque funcionarios de ambas jurisdicciones temen el impacto que podría provocar sobre ese ecosistema. Todas las demás iniciativas permanecen en danza. Así lo explicó a LA NACION el flamante presidente de la Corporación Antiguo Puerto Madero, el arquitecto urbanista Alfredo Garay, representante del gobierno nacional.
Hace tres meses, fuentes de la Ciudad habían deslizado que, luego de algunas conversaciones con la Presidencia de la Nación, la iniciativa con más chances de avanzar era la de una autopista por debajo de los diques. En ese momento había un fuerte hermetismo sobre qué organismo se encargaría de licitar la obra y de dónde provendrían los fondos.
Ahora, Cristina Kirchner y Mauricio Macri blanquearon sus intenciones al encomendar a la Corporación Antiguo Puerto Madero -que ambos controlan- que elabore una propuesta para completar "el sistema de autopistas urbanas mediante la ejecución del tramo correspondiente a la autopista ribereña (entre la Illia y la Buenos Aires-La Plata, incluyendo una conexión con la 25 de Mayo".
Así consta en el acta de la asamblea de accionistas de la corporación realizada el 4 de este mes. Ayer, los avances fueron explicitados por el jefe de gabinete porteño, Horacio Rodríguez Larreta, durante su exposición semestral ante la Legislatura de la Ciudad.
"Trabajando juntos con el gobierno nacional logramos, por ejemplo, que miles de porteños y bonaerenses ganen mucho tiempo gracias a la finalización de la autopista Illia. Tenemos varios temas más en marcha: les confirmo que estamos avanzando en la autopista ribereña", dijo el funcionario.
Según el acta de la Corporación Antiguo Puerto Madero, el organismo tiene un plazo de seis meses para presentar una propuesta que servirá de base a los Estados nacional y porteño para el desarrollo de la megaobra. La autopista ribereña, según estimaciones, permitirá cruzar la Capital, desde Avellaneda hasta Vicente López, en 12 minutos y eliminará el tránsito pasante del centro porteño. El costo de los trabajos rondarían los 900 millones de dólares.
Según detalló Garay, la corporación contratará equipos técnicos para evaluar la factibilidad de todos los proyectos de recorridos acumulados a lo largo de los años y, posiblemente en diciembre, elevará a las autoridades correspondientes una propuesta de traza y de solución tecnológica para el tendido de la autopista ribereña.
Las dependencias políticas involucradas en el avance de esta iniciativa son la Jefatura de Gabinete, la Subsecretaría de Obras Públicas y la Agencia de Bienes del Estado de la Nación, a la par de la Jefatura de Gabinete y el Ministerio de Desarrollo Urbano de la Ciudad.
"Es muy positivo que haya un marco de acuerdo entre gobiernos para establecer una agenda de temas por resolver, como éste. Y también que la corporación sea una entidad competente, porque asocia a ambos para objetivos concretos y puede convertir proyectos en políticas de Estado que trasciendan. Así lo demostró en 25 años", dijo Garay.
Como se recordará, la corporación fue creada en 1989 por el gobierno nacional y la entonces intendencia de Buenos Aires para el desarrollo del barrio de Puerto Madero. El master plan aprobado en aquella época fue concretado por completo.
Concluida su misión original, enfrenta ahora el encargo de definir la traza de la autopista ribereña. Garay, que es profesor titular de Planeamiento Urbano en la Facultad de Arquitectura de la UBA, aclaró que todas las iniciativas existentes serán analizadas. Descartó que el proyecto por debajo de los diques tenga prioridad sobre los demás.
Compiten, además, una traza subterránea bajo la parrilla ferroviaria y otra elevada sobre esos mismos terrenos, entre otras. El presidente de la corporación solamente adelantó que la alternativa que ya está casi descartada es la de una autopista que atraviese la Reserva Ecológica, por el impacto que implicaría sobre ese ecosistema. Y que el futuro tendido no ingresará en la villa 31.
En ese sentido, recordó que deberá resolverse el llamado nudo Retiro, es decir, el enlace con la Illia, uno de los hitos más complicados de diseñar.

UNA OBRA VITAL PARA EL TRÁNSITO

La ribereña completará la red de autopistas urbanas
Vía rápida
La obra será una alternativa de tránsito rápido para cruzar la ciudad. Se estima que se tardarán 12 minutos para unir Avellaneda con Vicente López
Conexiones
La ribereña tendrá conexiones con la autopista Buenos Aires-La Plata por el Sur; con la Illia, por el Norte, y con la 25 de Mayo, por el Oeste..