Plan Procrear

TAMBIÉN AUMENTA TOPE DE INGRESO FAMILIAR PARA ACCEDER AL PRÉSTAMO HIPOTECARIO

Suben hasta $ 400.000 los montos para créditos de vivienda Procrear

25-07-13 00:00 En la actualidad, el programa entrega hasta $ 350.000 a familias con ingresos de hasta $ 20.000, que elevarán a $ 30.000. Hoy presentan los primeros ocho barrios. www.cronista.com


ESTEBAN RAFELE Buenos Aires
El Gobierno ampliará el Programa de Crédito Argentino (Procrear), el plan de préstamos hipotecarios a tasas bajas para construir o refaccionar viviendas o acceder a casas de futuros barrios a construirse en tierras fiscales. Según supo El Cronista de fuentes oficiales, el monto máximo del crédito se extenderá desde los actuales $ 350.000 a $ 400.000. Además, ampliarán el universo de familias que pueden acceder al Procrear. El tope de ingresos familiares de $ 20.000 se elevará un 50%, a $ 30.000.
Los nuevos beneficios del Procrear ya fueron aprobados por las autoridades, pero todavía faltan detalles técnicos para oficializarlos, indicó un informante. Se desconoce si estarán operativos antes de las elecciones primarias de agosto, por caso. Los técnicos entienden que este tipo de actualizaciones de ingresos y montos máximos crediticios son habituales en los programas hipotecarios, que ajustan al ritmo del incremento de precios y salarios. El programa es fondeado por el Fondo de Garantía de Sustentabilidad (FGS) de la ANSeS y administrado por el Banco Hipotecario, que hace de fiduciario.
Se desconoce, por ejemplo, qué tasa de interés pagarán aquellas familias con ingresos de entre $ 20.000 y $ 30.000 y a qué plazos. El programa otorga condiciones más favorables de tasa y plazo a las familias de menores recursos. Quienes ganan hasta $ 5.000 pagan una tasa inicial de 2% y devuelven el préstamo en 30 años. Para el resto de los solicitantes, el plazo de devolución es de 20 años. Quienes perciben entre $ 5.000 y $ 10.000 pagan al comienzo un interés del 7%; quienes demuestren ingresos de entre $ 10.000 y $ 15.000, 10% y los de hasta $ 20.000, 11%.
Para acceder a los $ 400.000 de crédito deberá preservarse una relación cuota ingreso del 40%, como ocurre en la actualidad. Además, se ampliarán los montos máximos que pueden solicitar las familias con ingresos inferiores a $ 5.000, desde los actuales $ 200.000 a $ 250.000.
El Procrear, cuyo primer aniversario celebró la presidenta Cristina Fernández el pasado 13 de junio, despegó en buena parte de la provincia de Buenos Aires y el interior del país, donde las familias que con terreno propio pudieron construir sus viviendas con un año de plazo para devolver el dinero. Según datos oficiales, en el primer año del programa hubo 113.847 beneficiarios del sorteo y 29.963 obras iniciadas, de las cuales 10.316 están en la provincia más grande del país.
Una de las quejas más habituales de los beneficiarios refiere a la dinámica inflacionaria. El crédito, desembolsado en cuatro pagos, obliga a construir en cuenta regresiva para que el dinero no se deprecie por el aumento de los costos. Según el Índice de la Variación del Costos que elabora la Cámara Argentina de la Construcción (CAC), el encarecimiento fue del 25,6% en 2012. En junio de 2013, los costos aumentaron un 17,5% interanual, principalmente por la actualización salarial.
Los técnicos entienden que este tipo de actualizaciones de ingresos y montos máximos crediticios son habituales en los programas hipotecarios, que ajustan al ritmo del incremento de precios y salarios.

Ocho barrios

Por otra parte, hoy a las 11 el director de la ANSeS, Diego Bossio, y el secretario de Política Económica, Axel Kicillof, presentarán en conferencia de prensa los primeros ocho desarrollos urbanísticos a construirse en distintas localidades del país, en la sede central del Banco Hipotecario. Serían unas 4.000 casas. Uno de los barrios está en La Matanza y el resto en el interior del país.
Se trata de la gran apuesta de las empresas constructoras. Según el Índice Sintético de la Actividad de la Construcción (ISAC) del Indec, el sector acumula una caída del 8,8% interanual en mayo.