Av. Ricardo Balbín

Nuevas construcciones

Cambio de fisonomía

Ahora, la avenida Ricardo Balbín suma edificios con departamentos a estrenar de uno, dos y tres ambientes, entre 40 y 70 m2, que se cotizan ?a un promedio de 2300 dólares el m2
Por   | LA NACION

Nace en el barrio de Belgrano en una esquina de la calle Olazábal. Con sentido norte, es uno de los límites del barrio de Coghlan, y en la calle Núñez entra en el de Saavedra. Hasta 1991 se llamó avenida Del Tejar, en conmemoración de la batalla librada en Bolivia, en 1815, en la que se dice sólo se salvó de ser prisionero el general Necochea. Hoy se la conoce como avenida Ricardo Balbín, en homenaje al líder de la Unión Cívica Radical.
Claro que a lo largo de su historia esta arteria vivió más que un cambio de nombre y, desde hace algo más de una década, muestra una transformación que no ha dejado de acelerarse, sobre todo en el tramo ubicado entre Olazábal y Congreso. Allí, las típicas viviendas unifamiliares que la caracterizaron por años y el tiempo se esforzaba en teñir de un monótono gris han dejado espacio a edificios en propiedad horizontal con propuestas que también, según cuentan los operadores, han ido variando.
Néstor Fracassi, uno de los socios gerentes de Tizado Crámer, comentó que "hasta hace unos años esta avenida era bastante resistida por la gente, y los constructores no se animaban a desarrollar allí proyectos importantes. Pero hace ya más de una década, en las cuadras cercanas a la estación Belgrano R, comenzaron a levantarse una serie de edificios de categoría, con unidades de generosas dimensiones, que tuvieron buena respuesta del público y animaron a los desarrolladores. En este momento se construyen unidades más chicas, de uno, dos y tres ambientes".

VALORES

Por su parte, Mariano Oppel, titular de Oppel Inmobiliaria, ubica los comienzos de la transformación en 2004, y recordó "haber vendido uno de los primeros edificios a estrenar de la zona, Balbín 2358, entre Olazábal y Blanco Encalada". "Fue construido por un grupo con el que compartíamos la visión de que la modernización de la avenida ocurriría como un derrame natural de lo que nosotros denominamos Belgrano y Gran Belgrano. Un dato interesante es que en 2004, en ese lugar, un tres ambientes de 61 m2 lo vendíamos entre 900 y 1000 dólares el metro cuadrado. Hoy vale más de 2000/2100. Es decir que los que compraron en aquel momento, en nueve años, duplicaron el dinero en dólares billete."
Un negocio que, según el mismo Oppel, "se dio a partir de la búsqueda de lotes con costos inferiores a los de las zonas más demandadas. La menor incidencia del terreno en el costo de cada metro vendible, se sabe, ayuda a una mejor rentabilidad. A esto se sumó el ancho de la avenida, que permite un buen factor de ocupación de la tierra (FOT) y habilita a construir más metros cuadrados".
Luis Mutuberria, también socio gerente de Tizado Crámer, confirmó lo expresado por su colega y agregó que "el ancho de Balbín facilita, además, que todas las edificaciones cuenten con muy buena luminosidad".
También, en pos de subrayar las virtudes de la arteria en cuestión, comentó que "ofrece una muy buena comunicación con el centro y las afueras de la Capital. Está a pocas cuadras del ferrocarril Mitre y del subte. Todo incide -dijo- para que los desarrollos sobre esa arteria hayan hecho eclosión y, así y todo, estén muy lejos de alcanzar su techo".

PARA INVERTIR

¿Quiénes son los que eligen hoy la antes olvidada avenida y cuánto pagan por las propiedades? "Los proyectos sobre Balbín son muy buscados por el público joven, muchos de ellos comenzando una vida independiente", dijo Oppel. Y señaló que la mayor parte de la oferta es de unidades de entre 40 m2 y 70 m2, en edificios de calidad premium y estándar. Respecto de los precios, la gente de Tizado apunta que "la incidencia de la tierra llega en la actualidad a los 700 dólares el m2, el valor en pozo ronda los 1600/1800 dólares el m2 y las unidades terminadas a estrenar se cotizan en un promedio de 2300 dólares el m2. En departamentos usados los valores varían mucho".

UN PALACIO QUE SERECUPERA

Qualis Development junto con Korn Propiedades presentan Villa Roccatagliata
Dado lo expuesto por los entrevistados, podría deducirse que no es casual el hecho de que una propiedad de la categoría de la Villa/Palacio Roccatagliata, ubicada en la avenida Balbín en su intersección con Roosevelt, haya sido puesta en valor tras muchos años de abandono. Mandado a construir por el dueño de la mítica confitería El Molino apenas comenzado el siglo XX y bajo los lineamientos de la arquitectura clásica italiana, el palacio vuelve a lucir en todo su esplendor gracias a un proyecto que se propone integrar la casona a un complejo de viviendas. Así lo cuenta Leandro Korn, director de emprendimientos de Korn Propiedades, que añade otros datos. "Se construirán 349 unidades compuestas por estudios y unidades de 1, 2, 3 y 4 dormitorios, con y sin dependencias, en plantas flexibles, más 2500 metros cuadrados de amenities. Los valores de las unidades parten de los 690.000 pesos, con el sistema de venta al costo durante la realización de la obra..