Empedrado, protegido

Empedrado: protegen las calles pero no las avenidas

POR SILVIA GÓMEZ

Representan el 22% de las arterias porteñas. También habrá que cuidar 50 millones de adoquines en desuso.

29/11/13 - www.clarin.com
Los adoquines porteños fueron declaradosparte del Patrimonio Cultural de la Ciudad. La ley, que busca resguardar las calles adoquinadas y casi 50 millones de piezas graníticas en desuso, se sancionó ayer con 55 votos positivos.
Según especifica la ley, impulsada por el legislador Francisco “Tito” Nenna (FpV), las juntas comunales tendrán que identificar las calles adoquinadas en cada barrio. Luego la Comisión de Preservación del Patrimonio Histórico Cultural de la Ciudad conformará un Catálogo Definitivo.
“La defensa de los adoquines no obedece a un capricho ni sentimientos de nostalgia, sino que existen razones ambientales. La Ciudad tiene un 63% de calles pavimentadas, un 15% con hormigón y el 22% con adoquines”, detalló Nenna. “La capa asfáltica produce más calor y la capacidad de drenaje es muy inferior en comparación con los adoquines”, explicó el legislador.
El texto que se acordó entre los diferentes bloques mayoritarios, y que permitió que la ley se votara favorablemente, especifica que quedan protegidas las vías terciarias, es decir las calles, pero no las avenidas, que son vías secundarias. Alberdi, De los Incas y Triunvirato son algunas de las avenidas porteñas que aún conservan adoquines en gran parte de su traza. En este sentido, ONG vecinales criticaron la decisión: “Hemos presentado recursos de amparo para frenar la quita de adoquines. Preferimos una avenida adoquinada con valor histórico y vehículos circulando lentamente a una avenida con mayor riesgo vial”, remarcaron desde Basta de Demoler. Una preocupación que compartieron Rafael Gentili (Proyecto Sur) y Rubén Campos (UCR), entre otros.
El artículo 4 de la nueva ley le autoriza al Poder Ejecutivo porteño a disponer del adoquinado en desuso. Podrán ser utilizados para arreglar las calles que integren el futuro Catálogo Definitivo; para construir calles y senderos peatonales en las villas porteñas itinerarios de plazas y parques; y en plazas secas y bulevares. Especifica además que se podrán usar para la construcción de una parte de la Costanera Norte.
Según la Ciudad, hay alrededor de 50 millones de adoquines en desuso, acopiados en depósitos municipales de Parque Roca y Avenida Castañares. En los últimos años, con la decisión del Gobierno porteño de sacar adoquines de muchas calles y reemplazarlos por pavimento, creció la sospecha de que las piezas graníticas eranvendidas. Aunque el macrismo siempre negó la versión, ahora esta nueva ley prohíbe su venta. Incluso legisla sobre las piezas que pudieran estar dañadas o partidas: “podrán ser destinadas al uso en zonas de las vías del transporte subterráneo y/o premetro”.