Villa 31

La imparable villa 31: casi 50% más habitantes que hace cuatro años

La población actual se estima en 40.000 personas; la construcción de viviendas y comercios no se detiene a pesar de las prohibiciones
Por   | LA NACION
El conjunto que forman las villas 31 y 31 bis no para de crecer. El último censo de la Ciudad, en 2009, había contabilizado 27.000 habitantes. Hoy se estima que esa cifra trepó hasta los 40.000 habitantes.
En cuatro años, de confirmarse las estimaciones extraoficiales, la población de ambos asentamientos ubicados en la zona de Retiro aumentó un 48%. El crecimiento, además, es evidente tanto en extensión como en altura.
Existe un fallo judicial que ordena la demolición de las edificaciones en contravención y que prohíbe el ingreso de materiales de construcción, pero en muchas de las viviendas de ambas villas se observan actualmente trabajos de ampliación y reformas. Hoy es difícil caminar por los pasillos sin encontrar arena, ladrillos y bolsas de cemento apilados. Y, aunque se detuvieron 269 camiones que intentaron ingresar materiales en forma ilegal, no parece haber forma de impedir el contrabando hormiga con carretillas.
La villa 31 es el asentamiento más antiguo de la ciudad. El crecimiento de habitantes y de edificaciones permite estimar que en los dos asentamientos se habrían incorporado por año 3250 moradores y unas 541 viviendas.
A lo que se percibe a simple vista se le agregan otras cifras no menos sorprendentes: hasta la semana pasada se había impedido el ingreso a la villa de 269 camiones cargados con materiales de construcción, a razón de casi uno por día durante 2013.
En los sectores más antiguos, como el barrio Güemes o en la calle 8 se pueden ver bolsones de arena y trabajos de remodelación en casi todas las viviendas, que también crecen en altura.
El panorama más llamativo lo presenta el "anexo" que nació entre la Terminal de Ómnibus de Retiro y la del ferrocarril Belgrano. Se denomina San Martín. Ya supera el millar de familias. Linda con el edificio que ocupaba una feria de productos ilegales y que ya se transformó en un edificio de tres pisos.
"Este asentamiento tiene 11 manzanas y somos unas 3000 o 3500 personas. Hay unas 780 casas, pero esta gente que llegó es nueva y no trae nada bueno al barrio", cuenta José Bravo, referente del asentamiento San Martín.
Bravo se refiere al nuevo edificio que no se detiene, la ex "Saladita" de Retiro, desalojada el 9 de mayo pasado. Ya no están a la vista los televisores y los equipos de música del principio de la toma. El material cubrió todo y sólo se adivina que está habitada porque la música suena a un volumen difícil de ignorar.
Los movimientos, sin embargo, se ven en la losa del segundo piso. Allí ya se construyeron las vigas para seguir la construcción. Según pudo averiguar LA NACION hay por lo menos 12 familias que residen allí.
Aunque esa zona no está incluida como parte de la villa 31, la Justicia ordenó que se recogieran los residuos del asentamiento, tal como sucede con el resto del vecindario. Esos desechos también incluyen los escombros de las obras que están desparramados por la callejuela que se construyó encima de los durmientes de una vía que se utilizó en algún tiempo remoto.

TRABAJOS AUTORIZADOS

Paralelamente en la villa 31 hay obra legal. Se trata del Plan de Mejoras que el gobierno porteño lleva adelante. "En lo que va del año ejecutaron 38 obras de infraestructura y se espera terminar el año con 40, lo que marcará un récord histórico del programa. Asimismo, marcamos un récord en cantidad de cooperativas: son 12 las que trabajaron este año contra 5 de 2012, lo que demuestra que el plan también es inclusivo en materia laboral", indicó Gonzalo Mórtola, responsable del programa oficial. Por un decreto firmado por Mauricio Macri, las obras en la villa sólo pueden ser realizadas por cooperativas del barrio.
Amanda Valenzuela, delegada de la manzana 8, indicó: "En nuestra manzana estamos en emergencia. Ahora con el calor empiezan a salir las ratas. Sabemos que van a empezar a trabajar, pero no cuándo". La delegada persigue a Mórtola, quien indica que las obras llegarán para todos.
Según el detalle oficial, las 40 obras están distribuidas en los nueve sectores del barrio, todas planteadas por los delegados y consejeros. En la villas 31 y 31 bis estas reuniones son multitudinarias. Es que hay 150 consejeros. Ellos se autodenominan representantes de cada manzana, aunque catastralmente, si es que se pudiera dividir se trata de una cuadra.
El gobierno porteño realiza obras de infraestructura, cloacas, pluviales, agua potable, calles y luminarias. Y trabaja en la construcción de ciudadanía.
Cabe recordar que la villa 31 está en jurisdicción de la Nación. Por eso conjuntamente la Policía Federal y la Metropolitana, por orden judicial, deben impedir el ingreso de materiales por las seis entradas que tiene el asentamiento. Según el gobierno porteño, la Nación no cumple con su tarea.
Tampoco se puede avanzar en el dominio de la tierra, ya que la Nación debería traspasarla, indica Mórtola. Según la administración macrista, éste es un impedimento para avanzar en la urbanización y en la instalación de los servicios, ya que no hay posibilidad de que se presenten los títulos de las propiedades.
Según los datos de último censo que realizó el gobierno porteño en el asentamiento, el 50,6% de las personas que viven en esa zona de Retiro nació en otros países.
El grupo más numeroso es el conformado por los ciudadanos paraguayos, que representan el 23,9% de los habitantes, seguidos por los bolivianos, con un 16,6%, y los peruanos, 9,8%. El resto de los habitantes nacieron en la ciudad de Buenos Aires, 29,6%; en la provincia de Buenos Aires, 4,6%, y en otros distritos, el 14,7 por ciento. El 70% de las personas tiene casa propia, y un 20% alquila o presta la vivienda.

INGRESAN ONCE FAMILIAS POR SEMANA

En 2008, el arquitecto Juan Carlos Poli recorrió todos los rincones de la villa para hacer un detallado relevamiento del asentamiento. Detectó 600 casas con más de tres plantas construidas y 72 propiedades en situación de riesgo. Según datos del último censo realizado por el gobierno porteño desde 2001, entraron en el predio un promedio de 11 familias por semana. Aunque el gobierno porteño en un momento comenzó con el proyecto de demoler las casas en riesgo, hoy se detuvo. Paralelamente, en la Legislatura porteña está frenado el debate del plan de urbanización del asentamiento..