Metrobus 9 de Julio

Arrancan las obras para que un tramo sea subterráneo

POR NORA SÁNCHEZ

Servirán para unir los carriles exclusivos y Constitución con menos demoras que ahora. La obra, que no estaba prevista en el proyecto original, arrancará en enero y no contempla cortes de tránsito.

www.clarin.com

29/12/13
Sin cortes de tránsito, en enero comenzarán a construir los túneles que conectarán los carriles del Metrobus de la 9 de Julio con Constitución por debajo de la avenida San Juan. La obra, que costará $ 127.070.000, tiene un plazo de 22 meses. Cuando esté terminada, la 9 de Julio tendrá un tramo subterráneo once líneas de colectivos tardarán dos minutos y medio menos recorrerla.
Uno de los puntos conflictivos de la traza del Metrobus de la avenida 9 de Julio es el ingreso y egreso de los colectivos a sus carriles exclusivos en la zona de Constitución. Hoy cuentan con un carril para entrar, que se abre a la izquierda de la avenida Bernardo de Irigoyen a la altura de San Juan, y con un cruce exclusivo para salir hacia la calle Lima con un semáforo especial, a la altura de Humberto 1°. Este cruce tuvo que hacerse porque, cuando egresan hacia Constitución, los colectivos tienen que atravesar los carriles que van en sentido contrario, ya que circulan al revés que el resto del tránsito. En estos puntos de conexión siempre hay apostados agentes de control de tránsito para prevenir confusiones y accidentes.
“En las horas pico, llegar desde Plaza Constitución hasta 9 de Julio y San Juan en colectivo te lleva más de 15 minutos, casi lo mismo que hacer todo el trayecto del Metrobus hasta la calle Arroyo”, se quejó el pasajero Víctor Domínguez durante un viaje.
Para eliminar este punto débil en el sistema, a partir de enero el Gobierno porteño empezará a construir dos túneles de 200 metros de largo cada uno, uno para cada sentido, que conectarán los carriles exclusivos de la avenida 9 de Julio con la Plaza Constitución por debajo de avenida San Juan. La obra, que costará $ 127 millones, durará 22 meses y será realizada por Autopistas Urbanas S.A. por encargo de la Subsecretaría de Transporte porteña. Ya fue preadjudicada a José Cartellone Construcciones Civiles SA, que actualmente está tramitando el certificado de aptitud ambiental. El proyecto, además, ya fue debatido en audiencia pública.
En la Subsecretaría de Transporte porteña explicaron que la obra se realizará desde enero, en etapas y sin cortar la avenida San Juan. Y que cuando haya que ocupar la calzada y restringir el tránsito, se harán desvíos para mantener la misma cantidad de carriles. El punto más crítico es San Juan y 9 de Julio, donde según AUSA en enero se realizará un trazado paralelo al costado de la primera, sobre la vereda norte.
Los túneles se construirán utilizando el método “cut and cover”. En AUSA explicaron que primero se plantarán los pilotes de hormigón o futuras paredes del túnel. Por encima, se colocará la losa apoyada en las paredes y contra el terreno. Una vez terminada esta fase, en la superficie se reconstruirá la calzada mientras por debajo se irá extrayendo la tierra para hacer el túnel.
Cada túnel tendrá una altura libre para el tránsito de 4,20 metros, 6 metros de ancho y un solo carril de 3,50 metros de ancho. De esta manera, si un colectivo sufre un desperfecto técnico s e podrán realizar sobrepasos. Además, del lado derecho habrá una vereda de 1,20 metro que no estará abierta al público, pero por donde se podrá caminar en forma segura en caso de que un colectivo tenga unaemergencia dentro del túnel.
Cuando la obra esté terminada, los túneles serán utilizados por las líneas 59, 67, 100, 129, 70, 91, 10, 17, 45, 9 y 98 que, según calculan en la Subsecretaría de Transporte, tardarán dos minutos y medio menos en recorrer los 400 metros que los conectan con Constitución. La reducción de tiempo se notará mucho más en las horas pico, cuando entrar y salir de Constitución se vuelve una complicación que genera demoras.
Los colectivos con rumbo hacia el sur ingresarán al túnel a la altura de Carlos Calvo y saldrán en la calle Lima, después de la intersección con Cochabamba. Y los que van al norte, ingresarán porBernardo de Irigoyen antes de Cochabamba y saldrán en la calzada central de la 9 de julio, a la altura de Carlos Calvo. Hoy ese tramo es complejo (ver Una zona...). La velocidad máxima de circulación en estos túneles será de 40 kilómetros por hora, según dijeron en el Gobierno porteño. El nuevo sistema, además, mejorará la seguridad vial de la zona porque el transporte público ya no se cruzará con los autos particulares y los peatones circularán mejor.