Obras Chicas

Estado de situación

Buenas perspectivas para las obras chicas en todo el país

POR PAULA BALDO - pblado@clarin.com

Este año la construcción creció menos, aunque logra mantenerse en un nivel de actividad alto en relación a los valores históricos. Los productores de insumos se muestran optimistas y esperan para los próximos meses la demanda dirigida a obras de baja escala.


La industria de la construcción creció este año la mitad que en 2012, según los datos del Indec. En tanto, el despacho de materiales al mercado interno muestra una actividad mucho más dinámica. Para los especialistas, esta diferencia se explica en parte porque las obras chicas y reformas traccionan la venta de insumos sin participar de las estadísticas porque generalmente no están registradas.

En ese contexto de crecimiento más moderado que caracterizó todo el 2013, se verificó la permanencia de un nivel de actividad alto en relación a los valores históricos. Esto permitió alcanzar un nuevo récord en los despachos de cemento, según los datos de la Asociación de Fabricantes de Cemento Portland.

Con respecto a los próximos meses, tanto los proveedores de materiales como los empresarios de la construcción se muestran optimistas en cuanto al desempeño de la actividad, apoyando su pronóstico en los anuncios continuidad de las obras con fondos públicos y en el desarrollo de emprendimientos de mediana y baja escala.



En la reciente convención anual de la Cámara Argentina de la Construcción (CAC), funcionarios y empresarios auguraron buenas perspectivas para los próximos meses. En ese contexto, el Jefe de Gabinete de Ministros, Jorge Capitanich, puntualizó que para 2014 la sumatoria de recursos públicos nacionales más los desembolsos de organismos externos y de las provincias y municipios, permitirá superar el 5 % del PBI de inversión en obras. Por su parte, el presidente de la CAC, Gustavo Weiss, consideró “positivo” que el sector público nacional haya mantenido este año “una destacada ejecución presupuestaria que permitió amortiguar los efectos de la retracción en la construcción privada ”. El empresario atribuyó el alto consumo de cemento registrado este año a “la mayor actividad en ampliaciones y reformas en viviendas unifamiliares y a la obra pública”.

Mientras la actividad de la construcción registrada por el ISAC arrojó un crecimiento anual del 4,7%, tanto la venta de materiales como el nivel de empleo registrado mostraron evoluciones dispares. La venta de insumos creció casi el doble que el índice (un 8,5%) mientras que el número de trabajadores registrados se mantuvo estable en torno a los 400 mil, según el último informe del IERIC. Ese organismo atribuye la evolución diferenciada a “la mayor incidencia actual de ciertos rubros como el de refacciones y ampliaciones y por la ejecución de viviendas financiadas mediante el programa Pro.Cre.Ar en su versión con terreno propio, siendo en ambos casos una actividad donde se reduce la participación de asalariados de la construcción y se incrementa el cuentapropismo”.



En cuanto a las perspectivas para el próximo año en las obras privadas, la superficie cubierta total registrada en una nómina de 42 municipios que releva el Indec muestra un descenso del 15,6% interanual. En este caso, la mayor influencia negativa se debe a la abrupta contracción en la solicitud de permisos que persiste en la Ciudad de Buenos Aires. Los permisos para las nuevas obras porteñas verificaron una pérdida de su participación relativa sobre el volumen de superficie en el total de los municipios relevados, pasando de un 30 % en el año 2008 a solo un 9 % en los primeros nueve meses de 2013.

El optimismo en las empresas proveedoras de insumos es parejo. “Se espera que la demanda durante 2014 se mantenga en niveles similares a la de 2013, ya que no esperamos cambios significativos en las causas que la traccionan, entre ellas, la construcción como refugio de valor y el plan Pro.Cre.Ar”, señala el ingeniero Pedro Brandi, presidente del Grupo Construya.

Marcelo Sampietro, director comercial de Piazza - Grupo Latyn, destaca que ha sido un año muy complejo debido a la escasez de ciertos insumos importados que obstaculizaron el normal proceso de fabricación y venta. “La compra de la fabrica Piazza nos permitirá sin dudas incrementar fuertemente nuestros procesos productivos en la Argentina y depender menos de la importación”, anticipa.

Otra empresa que se agrandó este año fue Sinteplast, con la adquisición de Casablanca y la inauguración de una planta de producción de pinturas al agua, con la cual aumentará la capacidad de producción en un 80%.

El Grupo Dema también planea inversiones para “mejorar la productividad de nuestras plantas a fin de satisfacer una demanda creciente de nuestros productos”, expresó el gerente de ventas del grupo, Roberto Mondet.

La construcción en seco mostró altibajos, según manifiesta César López, gerente general de Knauf Argentina: “Si bien el primer trimestre fue de menor volumen de ventas, a partir de mitad de año se recupera la actividad. El común denominador del año es la alternancia de meses de buen volumen de venta con otros de bajo volumen”.

Según López, los clientes reciben pedidos de acopio para evitar el deterioro de la capacidad de compra y eso “moviliza las ventas pero no es el ritmo natural de desarrollo del negocio”, señaló.

Apostando a la actividad en el interior del país, Cerámica Ctibor inauguró una segunda línea de producción de ladrillos huecos para ampliar su alcance a varias provincias.

Las perspectivas indican que la construcción será el próximo año uno de los motores de la economía y el remanido “refugio de valor” para los inversores.