Hipotecarios

EDICIÓN IMPRESA 

Buscan que el Gobierno flexibilice el cepo para los préstamos hipotecarios

Desde el Banco Ciudad realizan gestiones y presentan propuestas para que los préstamos hipotecarios hasta cierto monto puedan dolarizarse y así acceder a una vivienda
por JULIAN GUARINO Buenos Aires www.cronista.com
El sector inmobiliario ha sido la gran víctima del cepo cambiario y de la brecha entre el dólar oficial y el blue, hoy en 50%. Desde que se agudizaron las restricciones para adquirir dólares, el mercado se desplomó. Por un lado, se tornó dificilísimo que comprador y vendedor acordaran un precio y, por otro lado, la relación salario por metro cuadrado se agravó en perjuicio de los trabajadores. Es así como, según números del Colegio de Escribanos de la Ciudad de Buenos Aires, las compraventas de inmuebles en la Capital Federal se desplomaron un 33% en 2013.
El gran golpe fue la ampliación del cepo, a mediados del 2012 cuando el Gobierno prohibió la venta de dólares para transacciones inmobiliarias con hipoteca bancaria. Hasta ese entonces, la gente obtenía crédito bancario en pesos y se le autorizaba su conversión a moneda extranjera en el acto de escritura. El cambio de reglas le asestó un golpe de mayor contundencia a un mercado debilitado.
Ahora el think tank económico del Banco Ciudad encabezado por el economista Rogelio Frigerio, titular de la entidad y por el vicepresidente Juan Curutchet, se hizo eco de una preocupación que alcanza incluso al jefe de Gobierno Mauricio Macri. "Para reactivar el mercado inmobiliario es fundamental derogar el cepo sobre este sector. Las medidas anunciadas para flexibilizar las restricciones a fines de enero no aluden a esta problemática pero sería congruente con la marcha atrás y el sinceramiento de variables que se insinuó que vuelva a permitirse a los argentinos el acceso a la compraventa de divisas con destino a la adquisición de viviendas", señaló Curutchet a El Cronista.
Para tomar una referencia, la profundización del cepo sobre los créditos hipotecarios significó, en el Banco Ciudad, que tan sólo en el último año 3600 familias menos accedieran a su vivienda. "Pasamos de 6427 hipotecas en 2011 a sólo 2813 en 2013. Tan fuerte fue el cimbronazo que el Banco Ciudad ganó market share en este período".
En rigor, el Ciudad es la segunda entidad financiera a nivel país en la colocación de hipotecarios. A julio de 2013, y según números del Banco Central, la primera es el Banco Nación con 41,5% de participación, seguido por el Banco Ciudad con 13,2%. Después se ubican los bancos Provincia e Hipotecario con 8,1% y 5,1% respectivamente y más atrás se colocan Credicoop, Santander Río, Macro y Galicia.
La propuesta, que podría ser presentada a las autoridades del Palacio de Hacienda en las próximas semanas, incluye no sólo el pedido para que se levanten restricciones a los créditos hipotecarios, sino que también contemplaría un tope de dinero para esa solicitud. "Creemos que es necesario cierto gradualismo, por eso contemplamos que hasta determinado monto en pesos se permita la compra de dólares una vez obtenido el crédito, ya que de otra forma se estaría agregando un inconveniente más a las dificultades que ya existen para poder sacar un préstamo", señalaron.
Hace unos días, un informe de la calificadora Fitch referido al mercado inmobiliario calificó de "sueño imposible" el acceso al crédito hipotecario en la Argentina, agregando que "no sólo la oferta es escasa sino también acotada" a determinados segmentos. Una investigación de la consultora Reporte Inmobiliario subraya que las propiedades aumentaron 130% en pesos en los últimos dos años, mientras que el ingreso promedio de un empleado porteño trepó, en el mejor de los casos, un 60%. En consecuencia, para comprar un departamento usado de tres ambientes, de 60 metros cuadrados, en una zona de buena demanda, en 2011 un asalariado necesitaba destinar los ingresos de 9 años de trabajo mientras que en 2013 le hicieron falta acumular tres períodos más. Es decir, unos 12 años.