Medidas y Mercado

Estado y situación

Cómo impactan las medidas económicas en el mercado inmobiliario

Quejas, estrategias y propuestas para convivir con un dólar más caro. Coincidencia unánime: el ladrillo sigue siendo el mejor refugio para el valor.

Cada medida económica, ya sea del actual gobierno o de cualquier otro, repercute inevitablemente en el mercado inmobiliario. Toda novedad tiene consecuencias en los hechos y en las expectativas, que a veces son casi lo mismo. En este caso, la reciente decisión de permitir comprar dólares a 8 pesos para poner a plazo fijo o para retirar (en este caso con un 20 % adicional); vale decir: un aflojamiento del “cepo” cambiario y devaluación de hecho. En cualquier caso, se trata de una nueva herramienta de ahorro que viene a competir con el ladrillo, lo cual generó diversas reacciones, críticas y hasta alguna propuesta alternativa por parte del sector, según se desprende de la encuesta realizada por FMG Prensa.

“La compra de dólares en pequeñas porciones mensuales va a ser competencia para la inversión en cuotas de un fideicomiso de construcción”, interpreta Gustavo Ortolá Martínez, titular de la desarrolladora Go Real Estate y de la inmobiliaria Like Propiedades. Pero, optimista, propone un mecanismo audaz para que la medida pueda afectar positivamente al sector: que los montos escriturados en las compraventas sirvan al vendedor para convertir esos pesos a dólares. “Esto generaría un círculo virtuoso porque las operaciones se podrían hacer en pesos, declarando el valor real y después comprar dólares”, opina.

Francisco Altgelt, director de Altgelt Negocios Inmobiliarios, también teme que las nuevas medidas económicas pueden traer como consecuencia que muchos pequeños inversores prefieran “atesorar dólares, por poco que sea, en lugar del riesgo de invertir en desarrollos desde el pozo”. Pero además advierte sobre las secuelas inflacionarias que conlleva toda devaluación, además de la ya existente: “Hoy los fideicomisos en pesos son casi la única alternativa, pero prácticamente son todos al costo. ¿Habrá candidatos para invertir en pesos a dos años en un panorama inflacionario?”.

Para el Vicepresidente de Colegio Unico de Corredores Inmobiliarios de la Ciudad de Buenos Aires, Martín Boquete, la noticia no es tanto el levantamiento del “cepo” sino la depreciación del peso: “Ha traído mayor incertidumbre en los precios y afectará al nivel de actividad al subir los precios en pesos y generar dudas sobre los precios en dólares”. Pero también busca ver el lado positivo: “Los inversores van a tratar de canalizarlos en aquellos bienes y proyectos que funcionen como refugio de los mismos, y el ladrillo seguirá siendo la mejor opción”.

El aumento en los precios de los materiales a causa de la devaluación es el mayor problema con que se encontró en estas semanas la desarrolladora Uno en Uno: el deslizamiento del valor del dólar los tomó justo en medio de una operación de acopio de materiales, y se encontraron con que los precios subieron el 20% antes de que los contratos estuvieran firmados. “En general, los proveedores trasladaron directamente su mayor costo, aunque algunos optaron por subir sólo una parte para adjudicar la obra”, cuenta Darío Balán, uno de sus socios. Pero, en contrapartida, supone que esta situación, al hacer bajar los precios en dólares de las propiedades, puede animar a invertir a quienes ya tienen las divisas.

En esto coincide Darío López, socio del estudio y desarrolladora Arquitectónika: “Con el aumento del dólar, hoy la propiedad es la inversión más atractiva, y el fideicomiso al costo en pesos es el producto más buscado, porque se paga en pesos a medida que avanza la obra y, una vez terminada la obra, el departamento se cotiza en dólares como valor de referencia”. Además, destaca varios aspectos de la iniciativa oficial: “Facilitar el acceso al dólar, fijar un valor del mismo acorde a la inflación y encarar un seguimientos de los costos para impedir aumentos desmesurados en los materiales y la mano de obra”.

www.arq.clarin.com