Lago Soldati

Obras hidráulicas

Quieren recuperar uno de los lagos en la zona sur porteña

Servirá de aliviador en la cuenca del Cildáñez en caso de inundaciones
Por   | LA NACION 

 El acceso al agua segura, a la energía y al saneamiento para todos los sectores sociales son los objetivos que las Naciones Unidas pusieron este año como lema para celebrar hoy el Día Mundial del Agua.
En la ciudad de Buenos Aires aún hay una deuda en esa materia, especialmente en la zona sur, que el gobierno porteño promete saldar paulatinamente. Planea recuperar un espacio abandonado hace ocho años: el lago Soldati, en la cuenca del arroyo Cildáñez, que tiene un mecanismo regulador y aliviador de las lluvias y el caudal de los arroyos en esa zona.
"El área correspondiente al lago Soldati se encuentra con un alto deterioro ambiental, producto de los residuos líquidos y sólidos que se vuelcan allí por el hecho de ser una zona baja con un espejo de agua cuyos niveles altos son intermitentes (cuando se producen lluvias de mayor intensidad) o cuando crece el Riachuelo por efecto de la sudestada, lo cual lo convierte en una zona vulnerable al vertido y acumulación de residuos", indicaron en el gobierno porteño.
De hecho, la Defensoría del Pueblo de la Ciudad lo declaró en estado de emergencia en 2006. Para recuperarlo serán necesarias varias intervenciones que, según los cálculos del Ministerio de Desarrollo Urbano porteño, estarán terminadas a fin de este año. Los trabajos serán realizados en conjunto con el Ministerio de Ambiente y Espacio Público y la Secretaría de Hábitat e Inclusión local y la Autoridad de Cuenca Matanza Riachuelo (Acumar).
"El diseño prevé la utilización del lago como regulador de las aguas de lluvia de su cuenca propia, como así también dotar al entorno de un paisaje con un espejo de agua permanente. Nos estaba faltando paisaje en el Sur", explicó Daniel Chain, ministro de Desarrollo Urbano.
También se prevé la construcción de un camino de borde perimetral al lago Soldati, como zona de transición, para integrar el mismo a la comunidad, y, a la vez, para contener nuevos asentamientos en la zona por intervenir y de un muro, para evitar que algún desborde perjudique a la población que vive allí.
El proyecto está incluido en un programa de recuperación de las cuencas con financiamiento EXTERNO que alcanza los 28 millones de dólares.
Para que sea posible es necesario urbanizar y conectar al sistema cloacal a unas 50.000 personas que viven en las adyacencias, cuyos efluentes luego derivarán en un ducto que terminará de descargar en el futuro colector del margen derecho del Riachuelo.
"Esta obra busca recuperar la función hidráulica del lago, de modo tal de que funcione un área de retención temporal de excedentes hídricos. Es parte de la estrategia de mitigación de las inundaciones, al igual que lo que se está haciendo en el Parque Sarmiento, y favorece especialmente a sectores de la población mas vulnerables, en particular a los habitantes del barrio de Los Piletones", explicó Rodrigo Silvosa, subsecretario de Mantenimiento Urbano.
En los márgenes del lago Soldati se fueron asentando, desde mediados de los años 80, varios barrios de los cuales Los Piletones y Ramón Carrillo son los más grandes y conocidos. Hay unos 12.000 habitantes que viven en riesgo de inundación por la cercanía con el lago Soldati y con el arroyo Cildáñez, además unos 24.000 habitantes tienen problemas de infraestructura provocados por la humedad y la saturación de las conexiones.
En el nivel mundial, 1300 millones de personas no tienen acceso a la electricidad, 768 millones de personas carecen de acceso al agua potable y 2500 millones no tienen acceso a servicios de saneamiento, según la ONU..