Arte Urbano

Viernes 25 de julio de 2014 | Publicado en edición impresa
Tendencia
El arte urbano irrumpe con fuerza en cinco barrios porteños
Como en otras capitales del mundo, se incorporarán obras a la vía pública; tras un concurso, habrá instalaciones interactivas en La Boca, Barracas, Parque Patricios, Chacarita y el microcentro
Por Agustina Mac Mullen  | LA NACION

Dar vida a distintos puntos de la ciudad a través de intervenciones artísticas urbanas. Llevar la cultura adonde está la gente, en lugar de esperar a que los vecinos vayan allí donde, tradicionalmente, están expuestas las expresiones del arte.

Ésa es la idea fuerza de diferentes acciones que, por estas semanas, encaró el gobierno porteño. Una de ellas ya se puede ver: en la avenida Corrientes, puestos de diarios y cajas de servicios públicos, como las de luz, teléfono o semáforos, fueron pintadas con referencias a figuras trascendentales del tango o del espectáculo.

La otra se verá muy pronto: convocados en un concurso, pintores, diseñadores y arquitectos elaboran proyectos interactivos de arte urbano para instalar en cinco puntos neurálgicos de La Boca, Barracas, Parque Patricios, Chacarita y microcentro.

A fines de año, cinco proyectos creativos, que incluyen desde pinturas y esculturas hasta construcciones interactivas de cemento, madera o metal, se incorporarán en esos barrios y pasarán a formar parte del patrimonio cultural al aire libre.

Entre esos cinco lugares, está la rotonda central de césped de Parque Patricios, delimitada por las avenidas Caseros y Almafuerte y las calles Uspallata y Monteagudo. Se trata de uno de los mayores espacios verdes del sur de la ciudad, donde en 2011 el gobierno realizó obras de pavimentación de los caminos internos, renovó las veredas y agregó bancos, faroles y cestos de basura.

Las veredas de Sarmiento y Florida, en el microcentro, también serán intervenidas artísticamente para revertir el deterioro en la zona. Las otras obras estarán en las dos plazoletas de Chacarita, situadas en el cruce de las avenidas Forest y Corrientes y Jorge Newbery; en el bulevar Iriarte, de Barracas, desde Vieytes hasta Luzuriaga, y en el bulevar de Benito Pérez Galdós y Caboto, en La Boca.

El proyecto se suma a una tendencia que crece en otras capitales del mundo y que apunta a "humanizar" el espacio público, a partir de una propuesta artística que invite a redescubrir y adueñarse de la ciudad.

"La transformación del espacio común como lugar de goce tiene un beneficio cultural y también funcional; no sólo se logra una puesta en valor de los barrios emblemáticos, sino que, además, se invita a los vecinos a interactuar con las obras", expresó Augusto Rodríguez Larreta, subsecretario de gobierno porteño.

Por su parte, Patricio Di Stefano, subsecretario de Uso del Espacio Público del Ministerio de Ambiente y Espacio Público, agregó: "La inclusión del arte en las calles convierte nuestras caminatas cotidianas en momentos disfrutables que mejoran nuestra calidad de vida".

El concurso, lanzado en junio, fue ideado para que las intervenciones en la vía pública reflejen el espíritu del barrio y la idiosincrasia de sus vecinos, según explicaron fuentes de la Ciudad. Agregaron, además, que eligieron aquellas áreas con potencial artístico, donde era viable una obra a la que tuvieran acceso los vecinos porteños, para convertirlos en sitios de atracción.

Los cinco ganadores, que serán seleccionados por un jurado y dados a conocer en la segunda semana de agosto, recibirán 250.000 pesos cada uno para poner en marcha sus proyectos. Los autores deberán tener en cuenta, entre otras cosas, la exposición a la intemperie de la obra y la seguridad de los vecinos.

La inscripción cierra el 30 de este mes. Hasta el momento, hay 20 proyectos presentados. Además, fuentes de la Ciudad aseguraron que recibieron alrededor de 500 consultas para la participación. Ahora sólo resta saber quiénes serán los creativos seleccionados y cuáles serán sus propuestas para cambiarles la cara a aquellos escenarios urbanos.

Las propuestas serán evaluadas por un jurado integrado por la directora del Museo de Arte Moderno (Mamba), Victoria Noorthoorn; el coordinador de Artes Visuales del Centro Cultural Ricardo Rojas, Máximo Jacoby; la investigadora Valeria González, y tres representantes del gobierno porteño.

EL MICROCENTRO, RENOVADO

Esta semana, alrededor de 25 cajas de servicios de la avenida Corrientes, entre Callao y Leandro N. Alem, fueron pintadas con novedosos murales de músicos célebres, como Aníbal Troilo y Astor Piazzolla, para recuperar el esplendor en la zona.

A este combo artístico se le sumarán otros 21 puestos de diarios que serán intervenidos con los afiches de las obras de teatro más consagradas en la ciudad, como las famosas marquesinas de Brujas (1990) y la de Salsa criolla (1985), que ya está lista.

El arte urbano en el centro porteño también incluye estatuas participativas que recuerdan a los grandes personajes del humor argentino, como Jorge Porcel, Juan Carlos Calabró, Tato Bores, Javier Portales y Alberto Olmedo.

En octubre del año pasado, también se inauguraron las Cícladas porteñas, dos esculturas de Marta Minujín en el Pasaje Piazzolla, en Diagonal Norte entre Libertad y Cerrito.

"Queremos recuperar el esplendor de la avenida para que todos los vecinos puedan disfrutarla", destacó Eduardo Macchiavelli, secretario de Atención Ciudadana..