Fraude en la Construcción

EDICIÓN IMPRESA REAL ESTATE 23.10.14 | 00:00 - www.cronista.com
Los riesgos de fraude en la construcción

Al tratarse de una industria expuesta a eventuales ilícitos, es preciso identificar los factores de peligro que pueden surgir durante una obra. Las situaciones a tener en cuenta en cada etapa.
por Por Héctor Daniel Cazzasa, miembro del Instituto de Auditores Internos de Argentina (IAIA).

La industria de la construcción se caracteriza por estructurarse sobre la base de proyectos de no muy largo alcance, poseer mano de obra con alta rotación y lugares cambiantes de trabajo y desenvolverse en un contexto de elevada presión para cumplir plazos y presupuestos. Todo esto condiciona y limita, en muchos casos, el esfuerzo referido a la organización y planificación de las actividades y a la definición precisa de las responsabilidades de las distintas partes involucradas. Si a estas particularidades le adicionamos que es, en general, vulnerable a los vaivenes de los ciclos económicos, se configura una industria altamente expuesta a distintos tipos de riesgo, entre ellos el de fraude.
Como todo proyecto, la construcción esta subdividida en etapas, pudiendo identificar, para cada una de ellas, distintos tipo de exposición al riesgo de fraude.

Es así que en la fase inicial de "armado del proyecto", entre los principales factores de riesgo se identifican: a) inadecuada definición del alcance; b) carencia de un presupuesto aprobado; c) ausencia de un cronograma; d) indefinición de prioridades. Estos problemas, en sí mismos, no conforman un fraude pero preparan un escenario dentro del cual la oportunidad de llevar a cabo un ilícito se incrementa.

Continuando con la etapa de "Diseño", se observa la existencia de otros factores como: a) falta de identificación de las necesidades del usuario, o detallar requerimientos que, deliberadamente, podrán ser cumplidos solo por alguno de los futuros oferentes; b) desarrollar especificaciones y documentos de licitación genéricos, indefinidos y con menor detalle del requerido, lo cual permitirá al oferente entregar un producto de menor calidad que el necesario; c) no revisión de los documentos y pliegos de licitación; d) no incluir criterios de calificación de oferentes; e) no establecer tiempos razonables para recibir consultas o emitir respuestas antes de la apertura de ofertas.
Durante la fase de "Licitación", encontramos otros factores de riesgo de fraude: a) colusión entre los oferentes, los cuales acuerdan cotizar de tal forma que les permita "rotar" el ganador en distintas licitaciones; b) ofertas recibidas de empresas inexistentes, con el único objeto de simular una competencia de precios; c) precios ofertados vagos e imprecisos, lo cual puede redundar en costos mayores para la obra.

Finalmente durante la etapa de "Construcción", se identifican otros factores de riesgo de fraude: a) certificar tareas en exceso de las realmente llevadas a cabo; b) aprobar mayores costos inexistentes; c) autorizar la ejecución y pago de tareas adicionales cuando las mismas estaban previstas en la propuesta original del proveedor; d) recibir bienes e insumos de menor calidad o en menor cantidad que la adquirida; e) modificaciones al contrato no autorizadas de acuerdo al procedimiento aprobado; f) pago al contratista en exceso al avance certificado, entre otras.

La empresa deberá desarrollar un Programa de Prevención y Detección de Fraude a partir del establecimiento de un marco ético, la implementación de un sistema de control interno y la detección de la ocurrencia de acciones como las descriptas.