Blanqueo: Lo Bueno y Lo Malo


En busca de los dólares "ocultos": lo bueno, lo malo y lo feo del blanqueo, según analistas y ex funcionarios

 
El equipo económico de Cristina se mostró unido por primera vez para lanzar un plan que prevé incorporar al circuito legal -sin costo ni sanciones- dólares no declarados, para invertir en inmuebles y energía. Qué opinan economistas, expertos del sector inmobiliario y ex integrantes del Gobierno
Por 
    Última actualización:
    08/05/2013 12:05:42 pm
    La nueva iniciativa del Gobierno de blanquear dólares no declarados, como forma de impulsar las inversiones en el sector energético e inmobiliario, tiene ha generado fuertes repercuciones.

    Mientras que para el oficialismo, es "una excelente idea" -que ya genera reacciones positivas en el mercado bursátil y esperan suceda lo msimo en el cambiario- economistas, oposición y hasta ex funcionarios del Gobierno, no ven con buenos ojos las nuevas medidas.
    Héctor Valledirector en YPF, dijo: "Parece una excelente idea. Tendría que provocar unimpacto positivo, que hoy fue adelantado por la reacción de la Bolsa, que subió 3 puntos y medio. Hubo que postergar el cierre de compra de bonos de YPF por la cantidad de personas que querían adquirir los bonos. El que ponga la plata no va a financiar un gasto público, o un déficit fiscal, sino a un sector que va a ver crecer".
    Carlos Heller, diputado de Nuevo Encuentro (bloque cercano del oficialismo) se esperanzó con que la medida puede incluso servir para levantar el cepo cambiario: "Si vuelven los u$s160.000 millones que están afuera (del sistema), no habría ninguna restricción para atesorar", señaló a radio Metro.
    El monto que calculó se trata nada menos que de cuatro veces la cantidad de reservas que hoy tiene el Banco Central.

    Sin embargo, remarcó la injusticia del blanqueo: "Se perdona a quien no cumplió con las leyes y se permite una suerte de olvido total". No obstante, en la balanza costo-beneficio, consideró que será "una gran ayuda para el conjunto de la sociedad".
    Para el legislador del Frente para la Victoria y ex viceministro de Economía, Roberto Feletti, esta medida es "consistente y lógica". En diálogo con la agencia Télam, aseguró que el objetivo es"no deteriorar el consumo y enfrentar la tasa de ganancia empresaria impidiendo el atesoramiento y fuga de dólares".
    El entusiasmo de las voces oficiales se pierde cuando la iniciativa es analizada por ex funcionarios que acompañaron al Gobierno en otros años.
    Martín Lousteau, el primer ministro de Economía de Cristina Kirchner aseguró que el blanqueo "no corrige" la brecha y tampoco "cambia la dinámica de las reservas" que, en los últimos meses, han mostrado un fuerte descenso.
    "Para arreglar el problema del blue, tenés que presentar alternativas de inversión mejores.Hoy el Gobierno debería tener mucho ingenio para ello. En la Argentina, cada vez que hay incertidumbre o crisis, la gente compra certeza en billetes de otros países", reflexionó.
    "A medida que vas emparchando, emparchando, emparchando, la economía es un Frankenstein", concluyó.
    El ex presidente del Banco Central, Martín Redrado, cree que esta medida no será de gran impacto. "Para prestarle al Gobierno en dólares, se necesita confianza. La política económica no la genera, por más que pretenda blanquear capitales", explicó. 

    "Si el Gobierno quiere pesificar, debe crear instrumentos en pesos, no en dólares. Dice una cosa y hace otra. ¿Vos le prestarías dólares a este Gobierno aunque sean no declarados?", preguntó.
    Su antecesor en el organismo monetario, Alfonso Prat Gay, hoy diputado por la Coalición Cívica, se sumó a las críticas. "Es otra señal de que el modelo y el relato se estándesmoronando. Busca amortiguar la fuerte caída de reservas -de u$s8.000 millones desde el inicio del cepo cambiario- tentando a los ahorros en negro".
    El legislador remarcó que se trata del "segundo blanqueo de capitales del kirchnerismo". Y señaló que "sugestivamente, lo anuncian en medio de crecientes escándalos por presunto lavado de dinero de gente muy cercana al poder".
    "Como lo reconoció (el titular de la AFIP, Ricardo) Echegaray, esta medida no persigue un objetivo fiscal sino meramente cambiario: buscan incrementar las reservas del Banco Central para llegar sin sobresaltos a las elecciones".
    Otro titular de la entidad, Aldo Pignanelli, puntualizó que "es insuficiente, innecesario y fuera de tiempo".
    "La economía está estancada. En Argentina hay gente que tiene pesos blancos y compra dólares blue y esto es porque no cree en la moneda local", afirmó.
    Los ven una medida "desesperada"
    Para Orlando Ferreres, "se trata de una medida que permitirá blanquear fondos a muchos agentes económicos que tienen necesidad de hacerlo. Pero no cabe esperar que sea algo significativo, puesto que los inversores se muestran renuentes a suscribir bonos bajo legislación argentina", indicó a Infobae.
    "No se trata de que ofrezcan una renta de 4% u 8% anual en dólares, sino de que tengan seguridad jurídica frente a posibles litigios. Por eso, los inversores compran oro, euros o bonos bajo legislación extranjera", agregó el economista.
    Carlos Melconian, por el contrario, consideró que "se trata de un "burdo blanqueo de improbables beneficios para la gente. Esto va a contramano del mundo por doble vía: desoye recomendaciones del GAFI y los países de LATAM toman medidas de macroprudencia".
    "Al igual que la Moreno Card, son medidas que se anuncian como grandes soluciones peroque impactan poco en el día a día. Encima, la lanzan en medio de un escándalo por desvío de fondos públicos. Parece una tomada de pelo. ¡Qué poco tacto!", concluyó el economista y precandidato a diputado por el PRO.
    Similar fue el análisis del economista Agustín Monteverde. Para él, estos proyectos "muestran que están desesperados por dinero porque la recaudación viene muy mal, desmadrada".
    José Luis Espert fue más categórico: "Es una bala más que el Gobierno quema antes de una devaluación", dijo. E indicó que "se nota que están preocupados por la pérdida de reservas, la fuga de capitales y la tensión en el mercado cambiario".
    Rodolfo Santangelo, socio de la consultora M&S, opinó que "con esto no se resuelve el problema del faltante de divisas". Y enfatizó: "Las reservas no van a dejar de caer por esto".
    "La primera pregunta es si el que tiene dólares en negro va a querer blanquearlos en la economía entrando en un departamento. Me parece que el problema es del comprador, vamos a ver cuánta gente decide blanquear para entrar a la construcción", concluyó Santángelo.
    El economista Daniel Marx consideró que "la gente va a tomar el blanqueo de capitales con algún grado de cautela", y reclamó medidas adicionales contra la inflación. 

    "En el mercado inmobiliario 
    puede haber alguna oportunidad, pero también es cierto que el que está afuera con capitales los puede blanquear entrando al mercado comprando títulos", afirmó el analista.
    Impacto en el mercado inmobiliario
    Las críticas y dudas sobre el éxito también se escuchan desde uno de los sectores directamente beneficiados por el blanqueo que presentó un bono para financiar la compraventa de inmuebles y buscar un repunte en el crecimiento de la construcción, una de las patas del modelo kirchnerista que en los últimos meses viene cayendo.
    Este blanqueo de divisas es el reconocimiento de que el Gobierno -ya lejos de todo proyecto pesificador que en su momento había impulsado- perdió la pulseada contra el mercado inmobiliario, que se mostró absolutamente reticente a resignar al dólar como moneda de intercambio, aunque eso implicara un congelamiento de las operaciones.
    Así lo remarcó José Rozados, de la consultora Reporte Inmobiliario: "Esta medida avala la dolarización a valores de blue, a precios de mercado actuales".
    Desde la Cámara Inmobiliaria Argentina (CIA) expresaron su apoyo añ blanqueo.

    Afirmaron que ven "con agrado que se avance en proyectos y medidas tendientes areimpulsar el mercado inmobiliario. Como lo venimos planteando desde tiempo atrás, solicitamos reglas claras y seguridad jurídica, para lograr revertir la actual situación que atraviesa nuestro sector y la sociedad en su conjunto", enfatizó.
    No tan optimista se mostró Armando Pepe, fundador de la CIA: "Para los vendedores, no parece haber tanto atractivo en este nuevo bono, que sólo aceptarán quienes tengan confianza en que, efectivamente, el círculo se cerrará con la devolución de los billetes verdes en efectivo".