Terminal de Micros


Harán una terminal de micros en zona Sur

POR ROMINA SMITH

Busca absorber el 40% de los micros que actualmente salen y llegan de la única cabecera que hay en la Ciudad. Prometen que estará lista en 2015.
www.clarin.com

21/05/13
La idea es doble: por un lado, descomprimir la terminal de Retiro, colapsada sobre todo en épocas de grandes movimientos de pasajeros. Y, por otro, darle más impulso a la zona Sur. Con esas intenciones, y si todo avanza como está previsto, en cuatro meses el Gobierno porteño arrancará las obras para construir una nueva terminal de micros de media y larga distancia en un terreno de 4,4 hectáreas junto a la autopista Dellepiane y la avenida Perito Moreno, en la zona sur de Flores. Aseguran que cuando esté lista llegarán 15 líneas de colectivos y una extensión del subte E.
El proyecto, que lleva adelante el Ministerio de Desarrollo Económico porteño, y que será presentado hoy por su titular, Francisco Cabrera, es una iniciativa privada que fue avalada por la Corporación Buenos Aires Sur, el organismo oficial que maneja el predio.
Según el masterplan, de las 4,4 hectáreas se destinarán 12.900 m2 para un nuevo edificioy otros 14.400 m2 para una construcción con superficie semicubierta. También se contempla habilitar 48 nuevas dársenas para los micros de larga distancia: lo suficiente, según se proyecta, para aliviar entre el 30% y el 40% del movimiento de Retiro, que en los picos por temporada alta o feriados llegan a tener 2.400 micros diarios (verHasta...). La idea es, justamente, que los micros que lleguen o partan del nuevo predio ya no pasen por la terminal actual. Para contrarrestar, y como la nueva cabecera estará alejada del Centro, se incluirán distintas facilidades para poder acceder hasta el lugar, o para salir de él.
Por ejemplo, se construirá una calle para taxis que tendrá como mínimo 15 lugares y una dársena para colectivos con cinco paradas para 15 líneas urbanas. También habrá una playa de estacionamiento para 400 vehículos particulares y espacios de espera para remises, combis o minibuses, y para camiones de traslados de encomiendas.
Dentro del hall, que tendrá techos traslúcidos para buscar aprovechar la luz natural, funcionarán 55 boleterías, habrá vigilancia policial, enfermería para la atención de primeros auxilios y locales comerciales, además de confiterías, bares, restaurantes, quioscos, librerías, puestos de diarios y revistas, locutorios y una farmacia. En el mismo edificio funcionarán oficinas administrativas. Además, se emplearán paneles de energía solar y tecnología Led para disminuir el consumo de electricidad.
Toda la obra costará, según el plan presentado, unos $ 90 millones. La firma del contrato se hará este mes y la transferencia del terreno, que pertenece a la Ciudad y será cedido por 18 años a la empresa que ganó la licitación para esta obra tras la presentación de una iniciativa privada, se hará en los próximos días. En agosto deben presentarse los planos definitivos y el inicio de la obra está previsto para septiembre.
La intención es tenerla lista para 2015.
“La Ciudad tiene una sola terminal, que está casi colapsada y que es de los años 80. La Terminal Dellepiane va a desagotar Retiro y está estratégicamente ubicada. En el futuro va a estar ligada con una nueva estación del subte E para que, como pasa en muchas ciudades importantes del mundo, se conecten múltiples vías de traslado entre sí para ahorrar tiempo a los ciudadanos”, explicó Cabrera.
Otros beneficios que enumeró el funcionario son: la generación de empleo (en la nueva terminal se calcula que trabajarán 1.200 personas), una nueva infraestructura que revalorizará las propiedades del barrio, y más servicios para la zona. La cabecera funcionará todos los días del año las 24 horas.
La novedad es que el masterplan “de ordenamiento del transporte interjurisdiccional de pasajeros” también prevé, para un futuro, otras dos terminales: una estará en zona Norte y otra también en el Sur, pero en Barracas o Constitución. Esta última está más definida. Para la de zona Norte todavía hay que analizar predios y definir dónde se ubicará. La estación que no avanzará será la que el proyecto preveía en Liniers. En ese caso, los terrenos que habían sido incluidos finalmente fueron destinados por el Gobierno Nacional a un plan de viviendas para financiar el soterramiento del Sarmiento y así quedaron descartados para el transporte de larga distancia. La pequeña terminal que funcionaba en ese barrio hoy solo está habilitada para expendio de pasajes. Hasta hace poco funcionaba con dársenas de arribo y partida, pero esto cambió porque no garantizaba condiciones de seguridad.